Querida Ciudad de Nueva York

COVID fue el golpe más duro.

 

Tras años de incompetencia, el fracaso en la gestión por parte de nuestros políticos finalmente se hizo evidente. Miles de amigos, vecinos y familiares han fallecido. Los niños perdieron un año escolar completo. Muchas de nuestras pequeñas empresas se vieron obligadas a cerrar sus puertas.  Miles de personas y decenas de empresas más grandes optaron por trasladarse a ciudades donde es más seguro, más fácil y más económico mantener sus negocios en funcionamiento y con éxito.  Pero nuestro ingenio se destacó cuando hallamos formas de ayudar a nuestros vecinos con conciertos improvisados en el metro y en los parques, y mediante cenas “al aire libre”.  Ese ingenio lidera la lucha por nuestra supervivencia.

 

Vine a Nueva York desde Texas por la misma razón por la que lo hacen muchos inmigrantes de países extranjeros

 

Para tener más oportunidades. 

 

Es posible crear más oportunidades para todos los neoyorquinos a través de tres condiciones:

Una ciudad segura y que brinde protección – donde los ciudadanos no vivan con temor por la delincuencia, la contaminación por plomo o la discriminación; donde la comunidad y la policía trabajen juntas para identificar problemas a tiempo y los vecindarios con mayor delincuencia obtengan más recursos; donde las personas sin hogar y los desesperados reciban los servicios de transición que necesitan, de forma eficiente y efectiva; y donde los padres no tengan que preocuparse por la vida de sus hijos.

 

La delincuencia es un problema de base que debe resolverse para que nuestra economía crezca.    

 

Una economía en crecimiento – en la cual se dé la bienvenida a los empleos y se motive a los creadores de empleo, donde los jóvenes, la fuente de talento para nuestro futuro, no vean esto como una parada técnica en el camino hacia los suburbios. Necesitamos aprovechar las fortalezas competitivas que tenemos mientras eliminamos los obstáculos para el asentamiento de pequeñas empresas a medida que incentivamos a la próxima generación a que se establezca y haga vida en Nueva York. Libera el ingenio para crear negocios del futuro. Incentivar a los empresarios para que establezcan negocios aquí que aprovechen nuestro sistema de salud, colegios y universidades, la industria local y nuestro concurrido puerto.   Al mejorar nuestra infraestructura, se crean empleos y se permite la facilidad de movimiento.  Reducir el costo de vida y aumentar la calidad de vida en la Ciudad de Nueva York da paso a nuevas posibilidades. 

 

Una economía fuerte fomenta oportunidades.   

 

Aumento de la movilidad – según la cual la educación pueda darle ventajas y las regulaciones gubernamentales estén diseñadas para proteger a los más vulnerables, no para presionar arbitrariamente a los ciudadanos con una burocracia demasiado grande. Reducír la carga regulatoria es esenciál para la movilidád socioeconómica. La educación es el gran tema nivelador y de derechos civiles de nuestro tiempo. Es hora de empezar a actuar tomando eso en cuenta, aumentando las expectativas, ampliando el acceso, responsabilidád aumentada  y eliminando la burocracia. Lugares como la Universidad de la Ciudad de Nueva York (City University of New York, CUNY), que han recibido elogios por llevar a los estudiantes de bajos ingresos a la clase media, merecen mayor cantidad de recursos.

 

La seguridad, la revitalización y las oportunidades trabajan en conjunto para formar la base de un marco de políticas; una visión que aprovechará el mayor activo de Nueva York: su gente. Desde profesores a policías; propietarios de pequeñas empresas de todo tipo, desde restaurantes glamorosos hasta restaurantes abiertos toda la noche; desde los oficios de la construcción hasta los trabajadores hoteleros; la Ciudad de Nueva York puede ser un lugar que ofrezca más oportunidades a su gente, siempre que tenga un nuevo liderazgo con un nuevo orden de prioridades.

 

Hablemos claro: lo último que necesita la Ciudad de Nueva York es un tercer mandato de DeBlasio, lo cual

muchos de los candidatos demócratas representan. No podemos permitirnos una solución de impuestos altos

o el statu quo.  

 

Necesitamos comenzar a medir la compasión de acuerdo con los resultados, no las intenciones. 

 

Si iniciamos varios programas para crear puestos de trabajo, pero los que creamos solo están disponibles para los más afortunados, el programa es un fracaso.

 

Si invertimos en las escuelas y los estudiantes no tienen éxito, entonces no estamos gastando el dinero correctamente.

 

Si aplicamos una nueva regulación y una pequeña empresa cierra, entonces les habremos hecho la vida más difícil, no solo al dueño de esa empresa, sino también a su familia, a sus empleados y a su vecindario.

 

La Ciudad de Nueva York se encuentra en su punto más bajo en muchas décadas. Necesitamos alguien con experiencia en gestión de crisis y reestructuración que solucione los problemas. No estoy en deuda con nadie más que con la gente de la Ciudad de Nueva York. Tengo esa experiencia y soy una persona externa y un agente de cambio que ha superado repetidamente la adversidad. 

 

Es hora de un liderazgo competente.  

 

Toda mi carrera se ha centrado en reestructurar, reconstruir y reorganizar.  Ese trabajo requiere un análisis financiero y estructural extenso, revisión de documentos legales y contratos, evaluaciones de gestión, evaluaciones de planes de negocios y dirección estratégica, diligencia operativa profunda, identificación de asuntos regulatorios, legales o tributarios; activos y pasivos ocultos y, finalmente, entrenamientos y ejecución que requieren la construcción de coaliciones.  Todas estas son habilidades que el próximo alcalde de la Ciudad de Nueva York necesitará para lograr el objetivo de hacer de esta ciudad un lugar más seguro, más fácil y más atractivo para vivir, trabajar y criar a una familia. Estas son mis principales competencias.

 

Tenemos un problema grave y no necesitamos más “remiendos bonitos”.  Necesitamos los mismos atributos que he desarrollado a lo largo de mi vida.  Estoy en campaña por la alcaldía porque está en juego la viabilidad y solvencia de nuestra ciudad.

 

Durante mi campaña, se darán a conocer más detalles sobre planes específicos que muestran una visión para Nueva York. Vuelva a consultar y regístrese para recibir más actualizaciones de mi campaña.

12-17-2020_Sara4Mayor_SocialGraphic_Webs